QUE LA COMIDA NO AUMENTE TU AGE

 

 

Te propongo un reto, la próxima vez que vayas a hacer la compra al super, fíjate en los alimentos que compras y dime cuantos ellos no llevan ningún producto químico añadido, edulcorante, conservantes, potenciados de sabores, aditivos. Seguramente puedas contarlos con los dedos de una mano y ¿de verdad piensas que tu alimentación sigue siendo correcta?. La industria alimentaria se ha desarrollado y globalizado tan rápido en los últimos 10 años, que podemos encontrar prácticamente alimentos de todos los colores y sabores, incluso productos puramente químicos fabricados en laboratorios, que son consumidos como sustitutivos, ¡vaya locura!. El ritmo tan acelerado de la sociedad, nos haga economizar el tiempo diario, pensando que una buena estrategia es devorar comida y cayendo en la tentación de hacerlo cada vez más rápido, consumiendo alimentos preparados, precocinados, envasados, comida rápida, y de “vuelta y vuelta”.

 

Ya deberíamos ser conscientes que el consumo elevado de alimentos altamente energéticos, ricos en grasas monosaturadas e hidrogeniadas (alimentos procesa, con azúcares de alto índice glucémico, conllevan numerosos problemas asociados, como la obesidad, hipertensión, diabetes. Sin embargo, observando los últimos informes de la agencia Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESA) parece que no se está haciendo una buena política informativa y educativa. Mi propósito es ir un poco más allá en cuanto a la composición de los alimentos, especialmente en sus añadidos y aditivos, en todos esos componentes puramente artificiales, para informar de lo dañino que llegan a ser para la salud, y es que muchas veces, caemos en el error de creer que sólo por elegir la opción de consumir alimentos sin grasa (desnatados), sin azúcares y con mucha proteínas, somos más “fitness”. La realidad es bien diferente, ya que no somos conscientes del efecto tóxico que algunos de estos alimentos producen en el organismo por la cantidad de edulcurantes, aditivos, potenciadores de sabores y conservantes que contienen. Para no quedarme en agua de borraja, detallo los productos de desecho que producen en el organismo. Los azúcares (glucosa, fructosa, galactosa) y lípidos (poliinsaturados, colesterol), cuando son abundantes, en un entorno oxidativo y bajo ciertas condiciones, presentan una reactividad con proteínas, formando un exceso de productos AGE/ALE. Estos AGE/ALE no solo ocurren en el interior del organismo con sus azúcares, proteínas y lípidos, también puede ocurrir y más rápidamente, en todos los alimentos que contienen azúcares, lípidos, y proteínas, y son procesados (calentamiento), formándose AGE/ALE que serán absorbidos en el tubo digestivo. Por tanto, el exceso de AGE/ALE en los tejidos puede producirse por ingesta elevada de AGE/ALE y/o por glicación y lipoxidación aumentada en el organismo debido a incrementos repetidos y persistentes de los niveles de azúcares y/o lípidos, con estrés oxidativo asociado.

 

Pero, ¿Por qué son nocivos estos “AGE/ALE”?

 

 

Los AGE/ALE en exceso alteran la expresión de los genes, son proinflamatorios, afectan la función de las proteínas, y contribuyen al desarrollo y agravamiento de la mayoría de patologías crónicas. Muchas células y tejidos del organismo, como los del pulmón, hígado, riñón o sangre periférica, presentan los receptores para Glicación Avanzada, los cuales, cuando se unen a los AGEs, contribuyen a la aparición y desarrollo de la mayoría de enfermedades crónicas inflamatorias. Los AGEs afectan casi a cualquier tipo de célula y molécula en el organismo, y se consideran factores que condicionan el envejecimiento y la aparición de algunas enfermedades crónicas relacionadas con el mismo. También son considerados elementos clave en las complicaciones vasculares de la diabetes mellitus. Tienen un amplio espectro de efectos patológicos, incluyendo el aumento de la permeabilidad vascular, inhibición de la dilatación vascular, la oxidación del LDL (grasas malas), y un aumento el estrés oxidativo.

 

De nada sirve describir todos los efectos tóxicos, si no se describen los alimentos que potencialmente provocan un aumento de AGEs en el organismo. Los alimentos con mayor contenido en AGE/ALE serán: 

Carnes y pescados horneados, asados, o a la parrilla muy hechos, quesos procesados, todos los alimentos fritos, alimentos deshidratados como la leche en polvo y el huevo en polvo, galletas, pastelería y bollería. Especialmente los alimentos industrializados, precocinados y cocinados a alta temperatura. 

 

No obstante, existen otros factores de riesgo que predisponen a un aumento de exceso AGE/ALE;

 

- Humo de tabaco, por su contenido en AGE y producción de radicales libres. - Alimentación con abundantes: quesos maduros o curados, mantequilla, leche en polvo, postres lácteos procesados o cocinados: natillas, cremas, flanes.

- Abundantes embutidos, incluidos los jamones.

- Café, cerveza y/o alcohol.

- Alimentos industrializados o precocinados: margarinas, galletas, bollería, pastelería, chips, galletas saladas, biscotes, aperitivos, cereales del desayuno tostados, frutos secos tostados, sopas deshidratadas, leche en polvo, huevos en polvo, carnes y pescados en conserva.

- Fruta dulce, miel y edulcorantes con fructosa, por su alto contenido en fructosa, lo que propicia la glicación.

- Productos refinados: azúcar blanco, golosinas, galletas, bollería, pastelería, lácteos azucarados, bebidas dulces (Coca Cola, limonadas, naranjadas), pan blanco, panes industrializados (de molde, panecillos, biscottes), pasta blanca (espaguettis, macarrones, pizzas), tortas y pastelitos (de trigo, maíz, arroz), arroz blanco y aperitivos (de trigo, maíz, patata). Por incrementar mucho el nivel de glucosa en sangre, propiciando la glicación, y por la deficiencia en nutrientes básicos (antioxidantes, coenzimas como las vitaminas B), que inhiben la glicación.

 

No te pierdas además nuestro artículo sobre el ejercicio de resistencia y sus beneficios en el sistema cardiovascular.

 

El objetivo de este artículo es por tanto darte a conocer un importante producto tóxico para el organismo derivado del consumo de la mayoría de alimentos industrializados, refinados y procesados. Es importante que no nos limitemos a ingerir alimentos en base a la distribución de grasas, hidratos de carbono y azúcares, tengamos una visión crítica respecto a los procesos de elaboración. La lógica hace pensar que la humanidad tiene millones de años, por tanto nuestra nutrición y genética no está pensada para nutrirse en base a la industria alimentaria actual, existe un desfase que cada año se ve agigantado.

Está en nuestas manos ayudar a nuestro organismo a facilitar el proceso de nutrición, y dejar de lado los modernos efectos tóxicos, para ello resulta esencial incorporar a nuestra alimentación más contenido en verduras, hortalizas, frutas poco dulces, frutas del bosque, té y especias, ya que por su alto contenido en nutrientes básicos y antioxidantes inhiben la formación de AGE/ALE.

 

 

 

Contacto

Puedes contactar con nosotros en los siguientes correos:

 

info@trainyourself.es

 

o bien puede utilizar nuestro formulario.

Horario de atención

Horario de contacto sin ningún tipo de compromiso de Lunes a Domingo las 24 horas del día en los correos indicados anteriormente. Tu correo será contestado lo antes posible.

Consulte nuestro catálogo de servicios

Trainyourself en redes sociales

Tiene instalado un bloqueador de ventanas emergentes. Esta aplicación web solo puede configurarse y mostrarse correctamente si el bloqueador está desactivado.
{if:adminMode}
{trans:no-articles}
{end:if}