¿Es tu hijo activo?

 

     El niño, refiriéndonos a él como persona de inferior edad a la pubertad, son sujetos espontaneamente muy activos fisicamente, los cuales suelen practicar AF (Actividad Física) de forma muy frecuente pero de corta duración. Por ello es por los que los niños NO sufren enfermedades crónicas prevenibles por el ejercicio.

 

De este modo intentar aumentar los niveles de AF con el propósito de reducir los riesgos de enfermedad cardiovascular, es solo justificable cuando el niño padece hipertensión arterial, obesidad, etc, que a su vez son las consecuencias de una baja actividad física, básica ésta para su correcto crecimiento.

 

Ahora bien, ¿Qué dosis debemos proporcionar a nuestros hijos para prevenir futuras enfermedades cronicas?. Numerosos expertos aportan diversos datos como los siguientes:

 

Para considerarse un adolescente o niño activo hace falta ejercicio:

  • 3 veces por semana y más de 20 min de actividad física moderada o intensa.

 

  • 1 hora al día o casi diaria a una intensidad moderada. Ésta última parece ser la más apropiada (NASPE, 2004).

 

Para los jóvenes inactivos:

  • Incrementar al menos su actividad 30 min al día su Actividad Física (Canadá, 2004).

Es importante saber a su vez que en salud se considera ejercicio físico cualquier actividad cotidiana fatigante que supere los 15 minutos.

 

Una vez sabemos ésto, ¿Cómo debemos progresar para involucrar al niño en la actividad para que no se sienta agobiado?:

 

  • Primero debemos pasar de ese sendentarismo a la actividad física que le guste al niño, sin grandes dosis de tiempo o intensidad. El objetivo es la ADHERENCIA, NO la cantidad.

 

  • Practicar diversas actividades (puede ser en un mismo deporte o distintos) que permitan que nuestro hijo trabaje todas las cualidades.  

 

  • Además es aconsejable quitar o evitar períodos de más de 2 horas de inactividad provocados por internet, videojuegos, televisión, etc. (NASPE 2004).

 

 

Además es importante saber que los hábitos sedentarios que hoy proporcione a su hijo, perdurarán más en la edad adulta que la actividad física en sí, por lo tanto es ahora cuando debemos estimular los beneficios del ejercicio, como base para una buena educación en la infancia y edad adulta.

 

 

Otro de los efectos que el ejercicio proporciona son los hábitos saludables de AF para toda la vida, ya que la relación del niño con los demás posibilita las siguiente claves:

  • Diversión
  • Éxito
  • Compañerismo
  • Participación familiar (Importante educación de los padres)
  • Variedad
  • Libertad
  • Liderazgo y entusiasmo

 

 

Además quizás pueda interesarte el artículo sobre cómo entrenar la resistencia en la infancia.

 

Para que ésto sea posible, los padres juegan un papel fundamental en este aspecto. El adulto nunca debe presionar o regañar al niño sobre el ganar, ser el mejor, destacar los errores sobre los aciertos, etc. Ya que ésta actitud termina por agobiar a nuestro deportista y crear una visión errónea del juego o el deporte. 

La actitud positiva es por lo tanto la clave en la motivación. Destacar las acciones buenas en el juego, divertirse jugando, promover la mejora en las acciones menos acertadas... son las que finalmente nos facilitaran la adherencia y al final el gran salto cualitativo en el deporte.

 

 

 

Contacto

Puedes contactar con nosotros en los siguientes correos:

 

info@trainyourself.es

 

o bien puede utilizar nuestro formulario.

Horario de atención

Horario de contacto sin ningún tipo de compromiso de Lunes a Domingo las 24 horas del día en los correos indicados anteriormente. Tu correo será contestado lo antes posible.

Consulte nuestro catálogo de servicios

Trainyourself en redes sociales

Tiene instalado un bloqueador de ventanas emergentes. Esta aplicación web solo puede configurarse y mostrarse correctamente si el bloqueador está desactivado.
{if:adminMode}
{trans:no-articles}
{end:if}