Movimientos desaconsejados para la columna cervical

Movimientos desaconsejados para la columna cervical

Movimientos articulares no aconsejables para las cervicales (hiperflexión, hiperextensión y circunducción).

La columna cervical es una zona muy solicitada por las actividades cotidianas debido a las numerosas posiciones que la cabeza debe adoptar, además de sus repetidas solicitaciones mecánicas en flexión hacia adelante (Ventura y cols.m 1998). A su vez es muy importante la velocidad con la que hagamos el ejercicio, pudiendo ser un componente casi esencial en cualquier lesión.

La musculatura del cuello más utilizada es la extensora, la cual tiene la facultad de mantener dicha articulación completamente herguida de forma continuada y con pocos periodos de descanso, por lo que se fatiga fácilmente. La principal causa es que la cabeza, apoyada sobre el atlas por los cóndilos occipitales, tiene tendencia a caer hacia delante, por lo que dicha musculatura trabaja para mantenerse recta (Cortés, 1993).

Es necesario por lo tanto que sepamos acerca de las acciones articulares desaconsejadas para la columna cervical, que son las hiperflexiones, hiperextensiones y circunduciones cervicales, las cuales es preciso que sean eliminadas (Miñarro, 1998).

Hiperflexión.

La Hiperflexión cervical  se define como la inclinación de la cabeza hacia el pecho. Para que exista ésta hay que forzar la posición flexionada del cuello al máximo posible, ya sea por el propio peso o por acción de los compañeros.

Hiperflexión del cuello, dañina para la musculatura y estructuras internas.

Efectos negativos:

  1. Grandes fuerzas compresivas.
  2. Gran presión en los discos intervertebrales y vértebras cervicales alterando los nervios cervicales.
  3. sobreestiramiento ligamentoso y cervical.
  4. Desplazamiento del núcleo pulposo, pudiendo desembocar en una patología discal.

Hiperextensión y circunducción cervical.

Hiperextensión y circunducción cervical que puede provocar problemas en las estructucturas internas del cuello.

Podemos comenzar diciendo que la extensión cervical es el regreso de la cabeza a su posición herguida, mientras que la hiperextensión se produce cuando la cabeza se inclina hacia atrás y sobrepasa dicha posición erecta.

Por otro lado la circunducción cervical se produce cuando el movimiento que dibuja la cabeza son círculos de gran amplitud. Por lo tanto la combinación de ambas técnicas produce:

  1. Gran estrés y compresión de los discos intervertebrales (Lubell, 1989; Miñarro, 1998).
  2. Pinzamiento de nervios cervicales (Lindsey y Corbin, 1989).
  3. Desgarros en los cartílagos articulares (Porta, 1994).
  4. Sobrecarga muscular y ligamentosa.

De este modo es importante suprimir estos ejercicios ya que se consideran peligrosos, sin embargo existen algunos autores que afirman que la acción de realizar círculos con la cabeza no es contraproducente para la salud si se hacen de forma lenta y en un rango normal de movimiento.

Por lo tanto especial atención recibe la columna cervical a la hora de realizar ejercicios balísticos (muy rápidos), ya que conseguimos dañar sus estructuras. Mejor el movimiento controlado y sin llegar a sus extremos.

También te puede interesar

Deja un comentario

Translate »