Atrofia o pérdida de músculo por desentrenamiento

Atrofia o pérdida de músculo por desentrenamiento

Atrofia muscular a causa del desentrenamiento por inmovilización o por reducción del tiempo de entrenamiento.

Desentrenamiento y atrofia muscular. Periodos en lso que perdemos la fuerza y el músculo.

Cuando hacemos referencia a la atrofia muscular, hacemos alusión al “adelgazamiento” de éste o a la reducción de su tamaño.

Si por cualquier motivo dejamos de entrenar repentinamente un músculo y pasamos a la inactividad, se inician cambios muy importantes en su estructura en cuestión de horas principalmente si el músculo se inmoviliza (escayolas, reposo por lesión, etc).

¿Cómo se comporta el músculo si queda inmovilizado?

Durante las 6 primeras horas de inmovilización, ya comienza a reducirse el ritmo de proteínas, lo que nos indica que la atrofia muscular está en marcha. La atrofia se produce por falta de utilización del músculo y por consiguiente el resultado es la pérdida de proteínas musculares.

En la primera semana de inmovilización es cuando la disminución de la fuerza es mayor, siendo de un 3-4% por día, además no solo tenemos en cuenta la menor sección transversal (volumen) del músculo, si no que la actividad neuromuscular (coordinación y activación muscular) se ve bastante reducida también.

También te puede interesar Prohormonales como ayuda ergogénica.

Cuando queremos reanudar la actividad, los músculos pueden recuperarse perfectamente  y aunque este periodo es más largo que el tiempo que hemos estado sin hacer nada, la recuperación de la fuerza será más rápido que el espacio de entrenamiento original. Esto es debido a la integración del patrón muscular, es decir, no partimos de cero cuando entrenamos, si no que sabemos ya cómo se hacen los movimientos y los mejores ejercicios para entrenar.

¿Cuánto tardo en perder la fuerza si voy bajando los días de entrenamiento?

Por otro lado hay momentos en los que por lo que sea (trabajo, dinero, etc) debemos rebajar el periodo de entrenamiento, por ejemplo entrenar de 3 días a hacerlo 2 a la semana, o entrenar 2 días y pasar a 1. Cuando ocurra esto, es necesario saber que los niveles de fuerza se mantienen hasta 12 semanas con una menor frecuencia de entrenamiento. Pero para conseguirlo debemos establecer programas básicos de entrenamiento para facilitar y mantener una suficiente tensión muscular.

Según recientes estudios se ha comprobado que después de interrumpir el entrenamiento de larga duración, se observa un cambio de las fibras lentas a las fibras rápidas, una reducción del área transversal de las fibras y en general, grandes pérdidas de masa corporal magra y menor capilarización.

Bibliografía.

  • Mujika I (2000). Detraining: loss of training-induced physiological and performance adaptations. Parti. Short term insufficient training stimulus. Sports Med 30 (2): 79-87
  • Coyle EF, Martin III WH, Bloomfield SA, et al (1985). Effects of detraining on responses to submaximal exercise. J Appl Physiol 59 (3): 853-9
  • Klausen K, Andersen LB, Pelle I (1981). Adaptive changes in work capacity, skeletal muscle capillarization and enzyme levels during training and detraining. Acta Physiol Scand 113: 9-16
  • Muscle performance, morphology and metabolic capacity during strength training and detraining: a one leg model. Eur J Appl Physiol 51:25-35

 

También te puede interesar

Deja un comentario

Translate »